Ciudad de México, (Reuters) .-Había lágrimas y emoción de los estudiantes al saludar a sus maestros en el primer día de clase después de siete meses en la ciudad china de Wuhan, aún con el recuerdo del nuevo coronavirus presente, pero padres y profesorado advierten que, pese a que el patógeno se ha replegado, nadie puede permitirse bajar la guardia.

Estudiantes con mascarilla salen de una escuela primaria en Wuhan, provincia.

La ciudad, situada en el centro del país asiático y epicentro inicial de la pandemia mundial del coronavirus, permitió el martes que más de 2.800 instituciones educativas comenzaran un nuevo curso, abriendo sus puertas a casi 1,4 millones de estudiantes por primera vez desde enero.

Fuera de la escuela primaria de Wuluo Road, la vida parecía haber vuelto a una aparente de normalidad, con alguna alumna reacia que rogaba a su padre que la llevara a casa. Mientras, el transporte público volvía a inundar las calles y los puestos de desayuno y otras tiendas para estudiantes prosperaban de nuevo.

“Durante la epidemia, los niños estuvieron en casa durante más de medio año y en todos los aspectos no pudieron estudiar tan bien como en la escuela”, dijo Wei Fanling, desayunando con su hijo de 12 años.

Wei dijo que se sentía aliviada de que su hijo pudiera volver a clase, comparándolo con “un monstruo salido de su jaula”, pero que se mantendrían vigilantes.

“Aunque esta epidemia ha terminado, todavía no podemos tomárnoslo con calma”, dijo.

En los recintos residenciales cercanos hubo alrededor de 40 casos confirmados de coronavirus, dijeron los padres. El número de muertes de Wuhan, 3.869, representa más del 80% del total de China, aunque no se ha registrado ni una sola transmisión local desde mediados de mayo.

Aunque las instituciones educativas de Wuhan están tratando de dejar atrás un año tumultuoso, siguen tomando precauciones específicas, y los niños son sometidos regularmente a controles de temperatura.

El Gobierno ha aconsejado a los padres que eviten el transporte público en la medida de lo posible. Los autobuses estaban medio vacíos, y los estudiantes eran llevados a clase en coche privado o en ciclomotores eléctricos.

La Universidad de Wuhan, que lleva más de una semana abierta y se prepara para aceptar un nuevo grupo de estudiantes, ha sellado su campus para evitar la entrada de personas no autorizadas.

Todos los estudiantes universitarios serán examinados antes de que se les permita regresar, y los que regresen del extranjero serán puestos en cuarentena en las residencias del campus durante 14 días.

Qiao Qiong, una profesora universitaria de 40 años cuyo hijo estudia en la escuela de Wuluo Road, dijo que estaba contenta de que los meses de enseñanza desde casa ya hubieran terminado, pero que la normalidad todavía quedaba lejos.

“El virus no es poca cosa, así que creo que todavía necesitamos algo más de tiempo”, dijo.

“Probablemente habrá algunas situaciones de emergencia pero estamos bien preparados”.