CDMX.- “Ya aprendimos bastante sobre el Covid-19 y es necesario salir de nuestras casas a la calle, con cuidado”, demandó el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, en el primer día de su gira por Veracruz, entidad que se encuentra en alerta máxima por la epidemia del nuevo virus al igual que el Valle de México.

Desde la óptica presidencial, los mexicanos hemos recibido muchas clases sobre cómo cuidarnos del Covid-19 y es hora de dominar al miedo para enfrentar nueva la realidad y si se registran rebrotes "pues se dará marcha atrás", sostuvo al aseverar una vez más que se domó la pandemia y hoy se tiene más capacidad para atender a los enfermos, sobre todo cuando se trata de personas intubadas en razón de que también por la experiencia acumulada se salvan más vidas.

"Se sigue contando con la colaboración voluntaria de la gente, pero ya que no dependa solo de las recomendaciones sanitarias, que ya dependa de nosotros, vamos a actuar con criterio, vamos a cuidarnos y vamos a empezar a caminar hacia delante, sin miedo, sin temores, si nos cuidamos podemos salir adelante, no quedarnos inmovilizados en nuestras casas, sin miedo, sin temores, pero vamos hacia la nueva normalidad", exigió el presidente a la población mexicana.

Previamente, López Obrador insistió en que si se deja de comer comida chatarra, no se ingieren alimentos exóticos, caros o grasosos, se hace ejercicio y se rechaza todo lo químico y se consume maíz será más fácil salir de la enfermedad si existe un contagio.

"Tenemos que salir de nuevo, vamos, a enfrentar la realidad, ya ayudamos, si hubiese un rebrote, pues marcha a ras, vamos a estar pendientes todos, pero si nos cuidamos entre todos, de manera responsable, con criterio, podemos ir hacia la normalidad", remarcó en su llamado a la población.

"Lo mejor es prevenir, es mejor prevenir que curar, lo mejor es no enfermarnos, así enfrentamos esta pandemia y las que vengan" agregó López Obrador.

Finalmente, en el caso del Valle de México, López Obrador informó que aunque leve hay un descenso en la curva epidémica, por lo que ya se ve la luz al final del túnel.