El alcalde de Acapulco Evodio Velázquez Aguirre aseguró que el municipio “está preparado” para combatir el zika porque “se están haciendo brigadas” como la recolección de llantas viejas y la inversión para la compra de 5 mil repelentes.

“Ya hicimos lo pertinente para implementar los protocolos de prevención para esta enfermedad que puede ser muy peligrosa para las mujeres embarazadas. No podemos permitir que se nos dé un aumento de dengue, chikungunya o zika. Se está repartiendo más de 5 mil repelentes y se están confiscando llantas viejas que se convertirán en productores de mosquitos. Estamos preparándonos y no vamos a permitir que nos pegue el zika ni tampoco el dengue ni la chicongunya”, ofreció.

Dijo que es lamentable que el primer caso se haya dado en Acapulco, en referencia a la trabajadora de la Jurisdicción Sanitaria 07 de 32 años reportada con la enfermedad y añadió que “se están aplicando los protocolos y se están haciendo los acercamientos” en cuanto se detectó.

El presidente municipal insistió en que se está atendiendo el problema. “Se compraron repelentes para entregarse a las mujeres embarazadas, a quienes puede afectar mayormente este virus” y que se “está preparado de tiempo atrás” porque “se hizo la inversión, brigadas. Estamos haciendo la recolección de llantas donde se da la larva”.

Este martes, el alcalde encabezó la firma de un convenio de colaboración entre el ayuntamiento y la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) para iniciar el Programa de Cultura Vial en las Escuelas del puerto, en la primaria María Orozco de Marrón en Costa Azul. Ahí mencionó que como parte de la operación “Escudo Acapulco” y ante la necesidad de difundir la cultura vial en miras a la operación del Acabús, se pretende que en la ciudad, “haya una mejor atención a las reglas, reglamentos, leyes” para “preparase para un momento diferente donde haya más orden”.

Ante la pregunta de cuándo asumirá el ayuntamiento el trabajo que le corresponde para retirar a los vendedores ambulantes y a las camionetas de mudanza respondió: “momento, momento que no soy lento, pero estamos trabajando en ello”, dijo sin precisar de qué manera.

Luego desmintió que exista un toque de queda en Acapulco por los altos niveles de inseguridad. “No hay tal”, dijo. “Hay una realidad, Acapulco está inmerso en una ola de presencia de grupos del crimen organizado. Es un tema donde la única forma que conozco y que ha funcionado en Ciudad Juárez, Chihuahua y Monterrey es trabajar con las familias de comunidades y barrios”, declaró.