Con información de Andy García Jr.

El fiscal general del estado, Miguel Ángel Godínez Muñoz informó este sábado que la Fiscalía General de Guerrero a dejado de buscar a los dos médicos y dos profesionistas que desaparecieron el pasado viernes 19 de junio en las inmediaciones de la comunidad de Xolapa, en Acapulco.

Explicó que los cadáveres hallados la noche del 23 de junio en las inmediaciones de la comunidad de Santa Bárbara, en Chilpancingo, corresponden a los profesionistas. Esto, pese al rechazo por parte de los familiares de que dichos cuerpos correspondan a sus parientes.

"Es muy lamentable lo que está sucediendo, por esta incertidumbre que se ha generado. No hay personas desaparecidas, y es mínimo el margen de error que hay en la ciencia forense, más en la prueba genética de ADN”, dijo, a su salida de un evento realizado por la Barra de Abogados de Acapulco, en un hotel de este puerto.

Por ello, dijo, la FGE investiga a los responsables de la muerte de los cuatro individuos.

"La fiscalía está investigando y buscando a los responsables de este crimen, nosotros tenemos que dar resultados a la sociedad", dijo.

Recalcó que pese a problemas de presupuesto que la Fiscalía adolece, seguirán trabajando.

"Nosotros hemos formado un equipo preparado y autónomo en la dependencia, para hacerle frente a las situaciones graves en el estado, donde hemos dado resultados, los cuales no son suficientes pero que nos alientan a seguir firmes en nuestra labor [...] Yo no voy a caer en provocaciones, y lo que sí haré es poner todo de mi parte para trabajar con el poco presupuesto, mismo que en más de un 90 por ciento se va en salarios y prestaciones, lo que no permite hacer cosas extraordinarias", agregó.

Respecto al supuesto conflicto entre las distintas versiones sobre los hechos que maneja tanto la Fiscalía como el gobernador, Rogelio Ortega, sobre el caso, Godínez Muñoz pidió a los reporteros "no tocar el tema".