México.- El descubrimiento hace dos años de cerca de mil millones de barriles de crudo frente a la costa sur del Golfo de México por parte de la estadounidense Talos Energy marcó el primer descubrimiento de una empresa extranjera desde que la industria petrolera fue nacionalizada en México hace ocho décadas.

Ahora la petrolera estatal mexicana Pemex quiere hacerse cargo del lucrativo proyecto, según dos exfuncionarios del sector energético mexicanos y dos ejecutivos de la compañía con conocimiento de las discusiones internas de Pemex.

El empuje de Pemex sobre el proyecto se da en medio de la política del presidente Andrés Manuel López Obrador para devolverle más control del sector energético. Su predecesor, Enrique Peña Nieto, puso fin a su monopolio y comenzó a subastar áreas petroleras a empresas privadas en 2015.

Talos fue el primero en encontrar petróleo, en aguas someras, en un campo llamado Zama por la palabra maya para el amanecer. Quitarle el control del proyecto sería un golpe simbólico al mayor cambio de política económica de México en décadas y podría enfriar aún más la inversión de las principales empresas de energía del mundo, dijeron a Reuters ejecutivos petroleros y expertos de la industria.

Pemex estaría reclamando el posible control sobre Zama porque tiene derechos de perforación en un área adyacente. Es probable que el yacimiento se extienda hasta el bloque de Pemex, aunque la firma aún tiene que demostrarlo perforando pozos.

Las empresas involucradas firmaron el año pasado un acuerdo preliminar de unificación para evaluar la posible extensión de Zama al bloque de Pemex que establece también los procedimientos para un Acuerdo de Operación Conjunta (AOC), en caso de confirmarse la existencia del campo en ambos bloques.

Si las conversaciones se estancaban, la Secretaría de Energía resolvería las disputas y nombraría a una compañía para que supervisara las perforaciones, dijeron dos exfuncionarios de la dependencia a Reuters.

"Al fin y al cabo operará Pemex, lo cual no enviaría una buena señal a los inversionistas privados", dijo un ejecutivo de una petrolera con varios proyectos aguas afuera en México.

Ni Pemex ni la Secretaría de Energía respondieron a solicitudes de comentarios. La oficina de López Obrador no respondió a un cuestionario de Reuters al respecto.