México.-El gobierno yemení reconocido internacionalmente confirmó este domingo (19.01.2020) que más de un centenar de efectivos de su Ejército murieron en un ataque con misiles perpetrado por presuntos rebeldes hutíes, cuando los militares rezaban en una mezquita de la provincia de Marib, en el norte del país.

El ministro de Exteriores yemení, Mohamed al Hadhrami, informó de que más de 100 soldados de la Cuarta Brigada de la Guardia Presidencial y otras unidades muriero en la acción, mientras que decenas más resultaron heridos. El sábado se habían reportado extraoficialmente unos 60 fallecidos.

El canciller atribuyó a los hutíes el ataque con misiles y detalló que éste se produjo mientras los soldados rezaban en el interior de una mezquita ubicada en un campamento militar de la Cuarta Brigada en Marib.

Hadhrami calificó la acción de "acto terrorista cobarde", por haberse producido en un lugar de culto, lo que "viola todas las normas y valores religiosos y humanos". Agregó que los rebeldes carecen de intenciones "reales" de participar en un proceso de paz y parar el derramamiento de sangre yemení.

El ataque ocurrió tras meses de relativa calma en el conflicto que enfrenta desde hace más de cinco años en Yemen a los rebeldes hutíes chiitas, apoyados por Irán, y al gobierno reconocido por la comunidad internacional, que es apoyado por una coalición militar liderada por Arabia Saudita.

El gobierno yemení reconocido internacionalmente confirmó este domingo (19.01.2020) que más de un centenar de efectivos de su Ejército murieron en un ataque con misiles perpetrado por presuntos rebeldes hutíes, cuando los militares rezaban en una mezquita de la provincia de Marib, en el norte del país.

El ministro de Exteriores yemení, Mohamed al Hadhrami, informó de que más de 100 soldados de la Cuarta Brigada de la Guardia Presidencial y otras unidades muriero en la acción, mientras que decenas más resultaron heridos. El sábado se habían reportado extraoficialmente unos 60 fallecidos.

El canciller atribuyó a los hutíes el ataque con misiles y detalló que éste se produjo mientras los soldados rezaban en el interior de una mezquita ubicada en un campamento militar de la Cuarta Brigada en Marib.

Hadhrami calificó la acción de "acto terrorista cobarde", por haberse producido en un lugar de culto, lo que "viola todas las normas y valores religiosos y humanos". Agregó que los rebeldes carecen de intenciones "reales" de participar en un proceso de paz y parar el derramamiento de sangre yemení.

El ataque ocurrió tras meses de relativa calma en el conflicto que enfrenta desde hace más de cinco años en Yemen a los rebeldes hutíes chiitas, apoyados por Irán, y al gobierno reconocido por la comunidad internacional, que es apoyado por una coalición militar liderada por Arabia Saudita.