México.- Yi-Ying Lin es vicealcaldesa de la ciudad de Taichung, en Taiwán, la segunda más importante del archipiélago y una de las ciudades con mejor calidad de vida del mundo, de acuerdo con la encuestadora Mercer.

Entre los trabajos de Lin se encuentra la supervisión de los servicios municipales, entre ellos la educación, cultura, sociedad, salud, protección ambiental, deportes y pueblos indígenas, temas en los que reconoce, ha impactado su género.

Antes de ser servidora pública Yi-Ying Lin fue directora ejecutiva de la fundación de apoyo a los adultos mayores Hongdao Senior Citizen's Welfare Foundation y fue la iniciadora de "Go Grandriders" que permitió que 17 ancianos recorrieran en motocicleta el territorio taiwanés y con ello desmitificar a las personas mayores, el recorrido sirvió para el documental con el mismo nombre.

El vicealcalde Lin es licenciada en economía cooperativa por la Universidad de Feng Chia y tiene una maestría en Bienestar Social por la Universidad Nacional Chung Cheng y en la actualidad ocupa uno de los cargos más importantes para la ciudad, sin embargo, admite que por su género y personalidad algunas personas la confunden con la asistente del alcalde.

La funcionaria recibió a una delegación de 19 periodistas internacionales para hablar de las políticas que se realizan en la ciudad y que le han permitido ser considerada como una de las cinco mayores metrópolis en Taiwán y una ciudad inteligente por el Foro de la Comunidad Inteligente (ICF, siglas en inglés).

Con un suéter blanco, un pantalón negro y zapatos bajos, la espigada vicealcalde habló de la importancia de la atención integral para bebés, niños, mujeres y para personas mayores, "la belleza de Taichung implica la coexistencia de grupos multiculturales y multirraciales", asegura.

Taichung es una ciudad amplía, sin un solo papel fuera de lugar, los ciudadanos realizan actividades deportivas en sus amplios jardines, cuenta con calles amplías en las que pese a las múltiples motocicletas el transito es ordenado y se respeta a los peatones.

En algunas oficinas por ejemplo, es un robot el recepcionista, mientras que en las oficinas del gobierno se encuentran en uno de los edificios más inteligentes de la ciudad, lo que demuestra la importancia de la innovación para los taiwaneses y como ello, ha impactado en su calidad de vida.