Hasta el momento no se han registrado casos de zika en Guerrero o el resto de México. Sin embargo, la enfermedad puede ingresar a nuestro país a través de fronteras y viajes internacionales, y el mosquito aedes aegypti puede fungir como vector para transmitirla.

Así lo explico el director del Hospital General de Acapulco, Félix Ponce Fajardo, quien advirtió que su transmisión puede darse bajo los mismos factores del dengue y la chikungunya.

Señaló que aunque no se han registrado casos en su hospital, ni se tienen registros en el país, sus síntomas son similares al dengue y se transmiten de forma similar al dengue y la chikungunya.

“Esta enfermedad se trasmite por el mosco aedes aegypti, pero afortunadamente no existe en Guerrero […] Es una enfermedad febril, como las otras, y sus síntomas son muy parecidos al del dengue. La única diferencia entre la chikungunya y el zika es que con la chukungunya duelen las articulaciones, te da fiebre y  dolor de cabeza y el zika genera solamente los síntomas del dengue”, explicó, entrevistado en su oficina.

Mencionó que para identificar cualquiera de las tres enfermedades, el paciente debe someterse a estudios de laboratorio, a través del análisis de sus anticuerpos.

Recordó que se debe seguir trabajando en el abatimiento de los mosquitos que fungen como vectores de la enfermedad, a través de programas de limpieza, la fumigación y los programas de información.

Entrevistado aparte, el jefe de la Jurisdicción Sanitaria 07 de la Secretaría de Salud de Guerrero, Eduardo Diego Valderrama señaló que los mosquitos que existen en la entidad son capaces de transmitir el zika.

“El zika no llega a México, pero también tiene la capacidad el mosquito de infectar o transmitirla. También hay otra enfermedad; en algunos otros países, sobre todo en Asia, se halla la fiebre amarilla, que es muy mortal y letal, y benditos Dios que no hay aquí”, advirtió, tras su participación en la reinstalación del Comité Municipal de Lucha contra el Dengue y Chikungunya en el Ayuntamiento de Acapulco.

Señaló que, de darse casos de zika en Acapulco, se recurrirían a similares medidas de prevención que existen para este tipo de enfermedades.

El virus se identificó en 1947 por primera vez en Uganda, específicamente en los bosques de zika. En febrero de 2015, las autoridades brasileñas comenzaron a investigar un brote que afectaba a seis estados en la región noreste del país. En Campeche y Chiapas ya se han tomado medidas preventivas ante el posible ingreso de la enfermedad a través de Guatemala y Belice. "Si antes había que pensar en dengue y luego le agregamos chikungunya, ya hay que tener en mente el zika", dijo  Alfonso Cobos Toledo, secretario de Salud de Campeche.